Un vehículo que cuesta mantener

Quien nunca ha tenido un camión no sabe lo que significa mantenerlo, sobre todo en tiempos difíciles en los que no las tienes todas contigo y ves más todo negro en lugar de un color de rosa. La verdad que la crisis ha golpeado a muchos sectores pero al del camión creo que aún más, son muchas las empresas que han debido echar el cerrojo y muchas personas con años a cuestas de trabajo sin saber hacer otra cosa se han quedado con una mano delante y otra detrás. Hay algunos que por suerte se han quedado con su camión y digo por suerte porque al menos se han podido buscar la vida de lo que sabían sin embargo al no tener camión en propiedad se han quedado sin nada. La vida del camionero es muy difícil, ya bastante crudo lo tienen para lidiar en la carretera con un montón de vehículos que los ve como un estorbo, como para encontrarse también que van a realizar su trabajo y no los dejan.

No hace mucho que éramos testigos de cómo en otros países llegaban con su mercancía y se la tiraban, haciéndoles incluso polvo los camiones y sin poder apenas rechistar, esas pérdidas se convertían en un autentico suplicio porque el dinero incluso era imposible de recuperar, y si le sumamos a todo ello los daños que se le pudieran hacer al camión pues apaga y vámonos. En tiempos difíciles en los que el trabajo no tiene su mejor cara se deben buscar soluciones con las que poder salir adelante sobre todo cuando se dispone de un vehículo que cuesta tanto mantener, tener sitios en los que al menos no se note que se ha arreglado y que el bolsillo no se llegue a lastimar da una seguridad en la persona importante y no se tiene miedo a que cualquier tipo de avería o percance vuelva a suceder. El hecho de disponer de recambios de camiones a buenos precios usados da una confianza plena a cualquier persona que tenga un camión en sus manos y lo tenga que utilizar para trabajar. El avance de los desguaces en estos tiempos nos lleva a tener más confianza y a no derrumbarnos a la primera de cambio, sobre todo en momentos en los que pensamos que la avería que tenemos no tiene ninguna solución y pensamos en quedarnos incluso parados.

Esta entrada fue publicada en desguaces. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *